Blog del Narco

La detención del Sicario del Cartel de Guadalajara torturador de Camarena, 34 años después

Cargando...
Después de 34 años, otro de los involucrados en el secuestro del agente de la DEA Enrique Kiki Camarena, fue detenido.

Se trata de Ezequiel Godínez Cervantes, de 77 años, a quien las autoridades de Estados Unidos lo acusan de ser uno de los secuestradores y torturadores del agente.

El detenido era miembro del Cártel de Guadalajara encabezado por Miguel Ángel Félix Gallardo, Rafael Caro Quintero y Ernesto Carillo Fonseca.

Los tres capos también fueron detenidos por el secuestro y asesinato del agente Camarena.

El secuestro y asesinato ocurrió en 1985 y Godínez Cervantes fue detenido apenas la semana pasada.

De acuerdo con medios estadounidenses, Godínez Cervantes también fue acusado del asesinato de dos estadounidenses que sin supuestamente saberlo, fueron a un restaurante donde narcotraficantes daban una fiesta en Guadalajara en 1985.

Las víctimas eran Albert Radelat y John Walker, de Minnesota, quienes fueron apuñalados con picahielos y golpeados hasta la muerte.

Presuntamente, los estadounidenses fueron asesinados debido a que los narcotraficantes creyeron que eran agentes antidrogas.

Godínez también fue señalado en los secuestros y asesinatos de cuatro testigos de Jehová en las calles de Guadalajara, mientras vendían libros religiosos de puerta en puerta, pero nunca fue acusado.

La Secretaría de Seguridad Pública de Baja California dio a conocer que fue capturado por agentes de la Policía Investigadora del Estado, en la colonia Luis Donaldo Colosio en Mexicali.

Según la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Baja California, la detención se efectuó derivada del intercambio de información entre el Buró Federal de Investigación (FBI) con la corporación estatal, que indicaba que Ezequiel cruzó la frontera con México para refugiarse en la capital del estado, por lo que se solicitaba su cooperación para lograr su captura.

Por tal motivo se desplegó un operativo en coordinación con el Instituto Nacional de Migración (INM), en donde en base a la información proporcionada por las autoridades norteamericanas, se determinó que dicho sujeto se encontraba sobre la avenida José Luis Gallegos y calle Capitán Pedro Amezcua Rodríguez, en la colonia Luis Donaldo Colosio en la capital del estado.

El acusado fue detenido en cumplimiento a una orden de aprehensión por delito de secuestro y por violación condicional de la libertad.

Se puso a disposición de las autoridades migratorias para su deportación y entregado a las autoridades de Estados Unidos para ser juzgado según sus leyes.

Por el asesinato del agente de la DEA y el piloto Alfredo Zavala Alvear, están sentenciados los líderes del Cártel de Guadalajara.

Ernesto Carrillo Fonseca, Don Neto, cumple prisión domiciliaria; y Miguel Ángel Félix Gallardo se encuentra preso en un centro de máxima seguridad.

Rafael Caro Quintero fue puesto en libertad el 9 de agosto de 2013 luego de obtener un amparo, pero cuenta con orden de reaprehensión y el gobierno de Estados Unidos ofrece un recompensa de 5 millones de dólares por información que lleve a su captura.

Los tres fueron sentenciados a 40 años de prisión y al pago de 20 millones 810 mil pesos.

Don Neto obtuvo la prisión domiciliaria en junio de 2016 y cumple su condena en una casa en el Estado de México.

El narcotraficante obtuvo la prisión domiciliaria debido a que presenta senilidad y severo menoscabo de sus facultades físicas y mentales por lo que fue declarado por peritos como minusválido mental con nula probabilidad de recuperación.

Félix Gallardo termina de cumplir su condena en el penal de Puente Grande, en Jalisco.

El año pasado sus abogados solicitaron la prisión domiciliaria pero le fue negada por el Juez.

El capo padece perdida de la audición, traumatismo en el ojo derecho, luxación de cristalino y glaucoma.

Caro Quintero se mantiene prófugo a pesar de los operativos implementado por autoridades mexicanas y estadounidenses para localizarlo.

Dos años después de haber sido liberado, en 2015, la Primera Sala de Suprema Corte de Justicia de la Nación revocó la sentencia por la que había sido liberado.

Los magistrados lo declararon a responsable de los delitos de Privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro, y de homicidio calificado y ordenaron la inmediata reaprehensión.

Caro Quintero fue absuelto de los delitos de homicidio calificado, privación ilegal de la libertad de los trabajadores de los ranchos “El Búfalo”, “Los Juncos” y “Montesco”.

Desde el año pasado, el FBI lo incluyó en la lista de los 10 prófugos más buscados y ofrece una recompensa de 20 millones de dólares.

En abril de 2018, el Fiscal para el Distrito Este de Nueva York anunció el desbloqueo de una acusación adicional contra Caro Quintero.

El Gobierno estadounidense asegura que su papel como líder de un grupo criminal continúa.

La acusación señala el liderazgo en el tráfico de metanfetamina, heroína, cocaína y mariguana en los Estados Unidos y sus actividades delictivas entre 1980 y 2017.
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter