Blog del Narco

Wendy, "La mazatleca" acusada de ser enlace entre el Cártel de Sinaloa y la guerrilla colombiana

Cargando...
Wendy correrá con la misma suerte que su pareja Martín: será extraditada a Panamá.

La mazatleca perdió su último recurso legal para evitar la extradición.

Su pareja, Martín N, fue extraditado el pasado 23 de abril, después de que le negaron un amparo.

El Gobierno panameño acusa a la pareja de ser el enlace entre el Cártel de Sinaloa y la FARC.

Wendy es señalada de movilizar guerrilleros colombianos y participar en reuniones de coordinación de tráfico de drogas en Panamá.

Desde el 7 de septiembre de 2015, un Juez declaró procedente la extradición, pero mediante amparos que llegaron hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación estaba detenido el proceso.

La semana pasada el Tribunal Colegiado en Materia Penal resolvió el último recurso y negó concederlo.

De acuerdo con el expediente, la sinaloense está acusada de delito contra la seguridad colectiva en su modalidad de delitos relacionados con drogas, por el que las leyes de Panamá establecen una pena de 10 a 15 años.

También está acusada de delito contra la seguridad colectiva en su modalidad de delitos relacionados con drogas, y contra la seguridad colectiva en su variante de asociación delictuosa, ambos con penas de 12 a 15 años de prisión.

Los delitos fueron cometidos entre 2013  y el 6 de junio de 2014, cuando ella, su hijo y su pareja, Martín, vivían en ese país.

Las órdenes de aprehensión se emitieron el 18 de diciembre de 2014 y el 14 de enero de 2015, cuando la pareja ya había abandonado Panamá y se encontraba en Mazatlán.

El Gobierno panameño solicitó la extradición el 26 de febrero de 2015 y el 4 de abril fue cumplimentada la orden de detención con fines de extradición.

Según los documentos, Martín recibía en Panamá la droga que era enviada desde Colombia por el líder del Frente 30 de las FARC, Martín Leonel Pérez Castro, alías el Rey Midas.

La Fiscalía de Panamá señala que hay evidencia suficiente que demuestra la participación activa de Wendy en las actividades de narcotráfico que realizaba la organización delictiva.

Durante la investigación, agentes policiales mantuvieron vigilancia y seguimiento de la pareja de mazatlecos y documentaron sus actividades.

La presencia de Wendy fue captada en las reuniones de coordinación para los eventos de droga.

Una de las funciones definidas en el grupo y que ella ejercía consistía en rentar vehículos que fueron utilizados para realizar los movimientos de sus integrantes y para las reuniones de coordinación previos al tráfico de drogas.

A Wendy le correspondía recoger y llevar al aeropuerto a miembros del Frente 30 de las FARC, que acudían a Panamá a realizar labores de coordinación para el trasiego de drogas.

El 20 de marzo de 2014, a bordo de un vehículo escoltó a otro miembro del grupo que conducía un Mazda 6, el cual fue entregado a un tercero y días después fue decomisado con droga.

La sinaloense fue fotografiada el 6 de junio utilizando un vehículo Nissan Taena, en el que el día 17 decomisaron 109 kilos de cocaína.

Ese vehículo también era utilizado por su pareja y cuando fue decomisado, en el asiento trasero encontraron un doble fondo confeccionado para movilizar cargamentos de droga.

En la casa en la que fue localizado el Nissan Taena había un coche de bebé color naranja, el cual era usado por Wendy para movilizar a su hijo.

La Fiscalía documentó a Wendy usando el coche con su bebé los días 21 de diciembre de 2013, 24 de febrero de 2014 y el 7 de mayo de 2014.

Tras el decomiso del vehículo la pareja salió vía terrestre hacia Costa Rica y después se trasladaron a Mazatlán.

La investigación inició luego de que las autoridades panameñas recibieron información sobre un grupo criminal integrado por mexicanos, colombianos y panameños, dedicados al tráfico internacional de drogas procedente de Colombia enviada por el Frente 30.

Durante 18 meses estuvieron siguiendo a la pareja y fotografiando sus actividades.

A través de las diligencias de verificaciones, el operativo de vigilancia, el informe de relación general de los hechos y los decomisos de una pluralidad de cargamentos de drogas, se descubrió la forma de operar del grupo internacional y sus integrantes, señala el expediente.

En México, con un dictamen pericial de identificación fisionómica se determinó que la persona detenida en Mazatlán es la misma que aparece en las imágenes aportadas por el Gobierno de Panamá y que fueron captadas durante la investigación.

La acusada está internada en el Centro de Readaptación Social número 16, en Puente de Ixtla, Morelos.

Durante casi cuatro años trató de evitar la extradición con amparo, pero los que solicitó le fueron negados.

Su expediente llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde los ministros determinaron devolverlo al Tribunal Colegiado en Materia Penal con sede en Mazatlán.

Los magistrados del tribunal resolvieron negar el amparo contra la extradición.

Wendy será extradita en las próximas semanas y entregada a la Fiscalía Primera Superior Especializada en Delitos Relacionados con Drogas.

Su pareja, Martín, según el expediente, era quien recibía la droga enviada desde Colombia y coordinaba el envío hacia México.
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter