Blog del Narco

"Por miedo a que le destrocen la cabeza” en EU reubican a "El Mini Lic" testigo clave de los gringos, luego de recibir amenazas del Cártel de Sinaloa

Cargando...
Luego que Dámaso López Serrano el Mini Lic, revelara una conspiración en su contra “para que le rompieran la cabeza” y así evitar que testificara contra integrantes del Cártel de Sinaloa, el sistema de prisiones de Estados Unidos (USBOP) lo reubicó de inmediato en medio de un fuerte sistema de seguridad.


De acuerdo a fuentes del Departamento de Justicia de Estados Unidos (USDOJ), cuando el gobierno se enteró que la amenaza era real, el Mini Lic sólo regresó a su celda para recuperar objetos personales, mientras era fuertemente resguardado y sacado de la prisión Metropolitan Correctional Center, en Nueva York, y llevado vía aérea a la cárcel de mediana seguridad Oklahoma Cty FTC, localizada en el estado de Oklahoma.

Apenas el lunes de la semana pasada el hijo de Dámaso López Núñez, el Licenciado testificó en contra de Jesús Raúl Beltrán León, Chuy Raúl o el Trébol, señalando ante el juez Ruben Castillo que el acusado “era una persona violenta, y que habría ofrecido 25 mil dólares a la pandilla Four Corners Hustlers, de Chicago, para que le rompieran la cabeza”.

“Yo lo conocí (a Beltrán León) en Sinaloa, y desde siempre supe que era una persona violenta, incluso, en una fiesta de navidad lo vi disparando un fusil AK-47 que estaba bañado en oro, por eso no quería que testificara contra él”, dijo el ahijado del Chapo Guzmán.

Un día después de esas declaraciones, Beltrán León fue sentenciado a pasar 28 años en una cárcel de máxima seguridad, aunque según revelaron voceros de la corte federal del Distrito Norte de Illinois, la acusación del Mini Lic no influyó en la sentencia del juez.


“Es usted afortunado que los fiscales no demostraron que usted ordenó a los pandilleros que atacaran a un testigo clave del gobierno de Estados Unidos, porque si así hubiera sido, el sólo hecho hubiera ameritado una sentencia mínima de 35 años”, dijo el Juez Castillo.

Tras sus declaraciones, hechas bajo juramento y ante una un jurado de 14 personas, López Serrano fue llevado de nuevo a su celda de la cárcel de Oklahoma, donde quedó a la espera de ser sentenciado, aunque antes es muy posible que siga testificando contra integrantes de alto rango del Cártel de Sinaloa, pues según las autoridades, el Mini Lic será uno de los testigos claves a la hora testificar contra ellos, como ocurrió en el caso de Chuy Raúl.


Beltrán León fue acusado de ser el guardia de seguridad de uno de los hijos de Joaquín el Chapo Guzmán, y de ser encargado de coordinar el trasiego de al menos 50 kilos de cocaína a Estados Unidos, y desde el 2009 la DEA lo ubicó como uno de los operadores del Cártel de Sinaloa.

Así anduvo Chuy Raúl a salto de mata, hasta que en noviembre de 2014, apenas nueve meses después de la detención de Guzmán Loera en Mazatlán, el narcotraficante fue detenido en Culiacán por elementos de la Armada de México.

Tras el arresto, Beltrán León fue recluido durante casi tres años en el penal Máxima Seguridad, en el Altiplano, y en enero de 2017 fue extraditado a Chicago, Illinois, donde a principios de 2019, se declaró culpable de todos los cargos que enfrentaba.

“Me arrepiento su señoría del papel que desempeñé como integrante del Cártel de Sinaloa”, dijo al Juez antes que emitiera su sentencia.
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter