Blog del Narco

Los Temibles Narcojuniors de Tijuana, los Arellano Félix los pusieron de moda

Cargando...
El terror se apoderó de Tijuana durante prácticamente toda la década de los noventas debido a la consolidación de uno de los cárteles de la droga más sanguinario, el de los hermanos Arellano Félix.

En pleno 2019 la ciudad se recupera poco a poco, viviendo aún los estragos de una de las líneas de acción del cártel: la adicción a las drogas, promovida abiertamente entre los jóvenes de aquel entonces.

Descabellada, en muchos sentidos, pero generadora de grandes ingresos, la idea de hacer adictos a los jóvenes tijuanenses de inicios de los noventas les funcionó sobremanera a los Arellano quienes, gracias a ella, generaron una fortuna.

Para llegar a tal fin, los hermanos organizaban escandalosas fiestas a las que invitaban a los hijos de las familias pudientes de Tijuana a los que regalaban dosis de cocaína, marihuana o heroína para engancharlos y después, incluso, invitarlos a vender en sus escuelas o centros de trabajo.

Quien osara quejarse del ruido de las fiestas era amenazado y, si persistía, asesinado. Crónicas periodísticas de la época detallan que una torre de departamentos, ubicada en la Zona del Río, fue abandonada por sus inquilinos por los desmanes ocasionados por los juniors.

Al final, como el edificio estaba vacío, los Arellano Félix decidieron comprar todo el edificio en el que, por lo menos, en un par de años organizaron sus fiestas rodeados de decenas de jóvenes estudiantes de universidades privadas o simplemente empleados de sus papás.

Estos jóvenes, enganchados e inmiscuidos ya en el negocio de la droga se fueron ganando un espacio dentro de la estructura del cártel, en el cual eran conocidos como los narcojuniors, esos mirreyes que, en cierto momento, incluso llegaron a pelear por la dirigencia del grupo criminal.

LOS NARCOJUNIORS
Se sabe, por las anécdotas periodísticas, que el grupo de los narcojuniors era comandado por Ramón Arellano Félix, cuyo brazo derecho era Everardo ‘El Kitty’ Paéz, un mirrey descendiente de una adinerada familia y casado con la hija de un maquilador del norte de país.

Everardo era el hombre a quien Ramón le depositó el mando de una de las líneas de acción más importantes dentro del cártel: el involucramiento de jóvenes pudientes y adinerados en el mismo, tanto como consumidores como vendedores.

La idea funcionó por algunos años, pero, dado el carácter explosivo de Ramón, quien acostumbraba a matar a quien osara interrumpirlo, por ejemplo, mientras escuchaba música y tomaba cervezas con sus amigos o a quien no lo dejara entrar a un antro, todo se vino abajo.

Everardo Paéz

A mediados de los noventas los narcojuniors habían alcanzado tal poder y su ramificación por toda Tijuana era tan amplía que decidieron pelear por el control del cártel armados hasta los dientes con fusiles que adquirían en California, Estados Unidos. Su idea jamás llegó a buen puerto.

En 1995 Ramón comenzó a desaparecer a sus antiguos socios, principalmente a aquellos jóvenes que habían intentado tomar las riendas de su “negocio”. Los primeros fueron los hermanos Meza Castaños, Endir y Henaín, quienes fueron “levantados” cuando salían de un restaurante ubicado en Polanco, del entonces Distrito Federal.

Días después, la hermana de Endir y Henaín, Abdelía y un sobrino de ellos, el bebé Eduardo Gómez Meza, fueron acribillados en un concurrido centro comercial de Tijuana.

Otro de los llamados narcojuniors, que hasta la fecha se encuentra desaparecido, es Gustavo Miranda Santacruz quien fue baleado en la garita Tijuana-San Ysidro y logró sobrevivir para ser “levantado”.

Everardo ‘El Kitty’ Paéz, otrora líder de los narcojuniors salvó su vida al ser capturado y extraditado a Estados Unidos, lugar en donde aún cumple una condena por narcotráfico.

DE LÍDER DE NARCOJUNIORS A INFORMANTE DEL FBI
En 2018, tras llegar a un acuerdo con el FBI, Everardo ‘El Kitty’ Paéz, se convirtió en informante confesando, por ejemplo, con lujo de detalles, la trama detrás del intento de asesinato de ‘El Chapo’ Guzmán por parte de los Arellano Félix.

El homicidio de Armando López, un compadre de “El Chapo“, cometido en 1989 por Ramón Arellano Félix fue el punto de partida en la tensión entre las organizaciones, de acuerdo a información publicada por el portal Sin Embargo.

Aunque hubo al menos dos reuniones en la casa de Ismael El Mayo Zambada para tratar de limar asperezas, en una de ellas los líderes del Cártel de Tijuana (Benjamín, Ramón y Javier) confesaron que tenían pensado matar al líder del Cártel de Sinaloa.

Hermanos Arellano

“Me consta este complot porque participé en conversaciones con Benjamín, Ramón y Eduardo acerca del plan para asesinar a Guzmán.

Además, Ramón me dijo personalmente que iba a Culiacán a matar a Guzmán y lo lleve en automóvil al aeropuerto el día que viajó en avión de Tijuana, rumbo a Culiacán, para llevar a cabo la misión”, describió Everardo Páez.

Finalmente, aún cuando lo intentaron en diversas ocasiones, el asesinato del capo más buscado del mundo nunca se concretó.

El 10 de febrero de 2002 Ramón fue abatido durante en un enfrentamiento armado con la policía ministerial de Mazatlán, Sinaloa.

Benjamín fue detenido el 9 de marzo de 2002 por el Ejército Mexicano en el estado de Puebla
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter