Blog del Narco

Refacciones, peluches y bolillos: las más ocurrentes formas en que los carteles mexicanos han intentado traficar drogas

Cargando...
En la frontera algunos recuerdan la historia de un anciano que cada semana cruzaba a Estados Unidos a bordo de su bicicleta.

Todas las veces el guardia le preguntaba qué llevaba en su mochila: “marihuana” era la respuestas. Sonriendo, el agente le dejaba pasar.

Así mucho tiempo, algunos dicen que varios años, otros afirman que unos meses, hasta que un agente de aduanas con poco sentido del humor revisó el bolso del anciano. Entonces supo que el hombre no mentía.

Han pasado varios años desde que ocurrió la historia, pero la intención de los cárteles del narco es la misma: eludir la cada vez más estricta vigilancia en la frontera con Estados Unidos.

Peluches, bolillos, dulces artesanales, mole, latas de chile son algunas de las formas como los grupos delictivos han intentado abastecer al bajo mundo.

En los últimos años, las autoridades estadounidenses han descubierto métodos ingeniosos para traficar droga.


Uno de los hallazgos ocurrió el 16 de marzo de 2019,en una paquetería de Puerto Vallarta, Jalisco, cuando la entonces Policía Federal encontró dos peluches con cocaína, usados para enviar la mercancía a la Ciudad de México.

Sin embargo, no fue el primer hallazgo de ese tipo. Antes, el 24 de enero, oficiales de Guadalajara detuvieron en la Colonia 18 de marzo a un hombre que llevaba consigo una vaca de peluche que contenía un envoltorio con 28 gramos de crystal.


Los cárteles han usado otros métodos para vender droga. No sólo los peluches atraen a quienes trafican, pues el 7 de agosto de 2018, autoridades hallaron en el aeropuerto de Guadalajara cuatro bolillos con 120 gramos de cocaína, que serían enviados a California, Estados Unidos.

En la terminal aérea, también los dulces artesanales fue otro lugar en que intentaron ocultar drogas. La Policía Federal halló cinco canastas con un kilo 650 gramos de marihuana.


Otro alimento utilizado fue el mole. El 1 de septiembre de 2017 una cubeta etiquetada con dicho producto fue asegurado en el aeropuerto de Guadalajara. Dentro del recipiente hallaron 20 kilos de metanfetamina.

La cubeta de mole levantó sospechas por el destino de la misma (Estados Unidos). Al revisar el contenido, identificaron una pasta café cuyo análisis dio positivo.


El arte es otro pretexto para el narcotráfico: en 2017 se descubrió un cargamento oculto en un cuadro de Emiliano Zapata para esconder 165 gramos de coca que pretendían enviar los mexicanos al país vecino.

Casi un año después, el 25 de julio de 2018, la Policía Federal halló 6 kilos 300 gramos de crystal ocultos en seis cuadros que habían sido enviados a Holanda. El decomiso se realizó durante una inspección aleatoria. Según los reportes, dos caninos entrenados en la detección de narcóticos modificaron su conducta frente a seis cajas que tenían como destino Europa.

Ahí se dieron cuenta que en los cartones había cuadros con droga.


Desde 2015 , las refacciones de vehículos fueron otra idea utilizada. En las autopartes fueron localizados 2.5 kilos de cocaína ocultos.

Al siguiente año, los CDs fueron los escondites preferidos de los narcos para evadir a las autoridades. El 18 de octubre la Policía Federal halló cocaína en un estuche de la versión pirata de la película APCALYPTO.


Por último, en ese mismo año, 26 de septiembre de 2016, fueron aseguradas dos lámparas de madera con 18 envoltorios con crystal
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter