Blog del Narco

Uruapan y Zamora continúan entre los municipios más violentos del país

ads
Uno a uno han ido fracasando, cada vez que se anuncian, los supuestos operativos especiales de seguridad para pacificar las ciudades de Uruapan y Zamora, que siguen figurando entre las más violentas del país y hasta del mundo, en el caso de la primera. De la promesa que hizo el gobernador Silvano Aureoles, en 2015, de pacificar Uruapan, Morelia y Lázaro Cárdenas, nada queda.

De acuerdo con datos presentados esta mañana por el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo Montaño, en la lista de las 50 ciudades más violentas del país figuran Uruapan (lugar 21) y Zamora (35).

La primera acumulaba, de enero a noviembre de este 2019, 212 asesinatos, mientras que la segunda contabilizó 134.

En julio del año 2015, como gobernador electo, Silvano Aureoles Conejo se comprometió a darles a Morelia, Uruapan y Lázaro Cárdenas, especial atención en el tema de seguridad, para que en el paso de un año esas tres ciudades contaran con mejores condiciones en éste tema.

Sin embargo, en los primeros meses de 2019, se anunció que Uruapan entró por primera vez en el listado de las 50 ciudades más peligrosas en el recuento del 2018.

Este año, ocupa el lugar 21 en México de las ciudades con más asesinatos, con 212 crímenes de este tipo, aunque de acuerdo con reportes periodísticos, la cifra es de 384 víctimas de homicidio doloso, 37 de ellas mujeres.

Tan solo este 2019, se han anunciado cinco operativos conjuntos de estado, federación y municipio, que han incluido el despliegue de miles de soldados y policías en el territorio de Uruapan, sin que hasta el momento se hayan visto resultados positivos.

El 11 de enero, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, junto con el alcalde Víctor Manuel Manríquez y autoridades federales y de las fuerzas armadas, con una gran sonrisa dieron el banderazo de inicio al operativo de Coordinación Regional en materia de Seguridad en Uruapan, en el que participaban la Policía Municipal, Policía Michoacán, Policía Federal y Policía Militar.

El 16 de abril, el gobernador Silvano Aureoles anunció el reforzamiento de la “estrategia” que comenzó en enero. En esa ocasión se realizó el despliegue de mil 200 elementos de fuerzas federales y estatales en zonas particulares de las regiones de Tierra Caliente, la Costa y Uruapan.

El 31 de mayo en la ciudad de Uruapan, el gobernador Silvano Aureoles Conejo dio inicio con la segunda fase del Plan Integral de Seguridad y se desplegaron elementos policiales, del Ejército y de la Marina.

El 1 de julio arribaron al municipio 4 mil 500 elementos de la llamada “Guardia Nacional”, que no son otra cosa que soldados del Ejército.

El 8 de agosto, luego de “aparecer” 19 cadáveres en Uruapan, se anunció el reforzamiento de la seguridad en el municipio, con el despliegue de policías estatales y federales. Dos días después, el 10 de agosto, se oficializó la presencia de más policías estatales, soldados y miembros de la Guardia Nacional, así como 7 drones y 10 personas monitoreando el C5 de forma permanente, para ayudar en las labores de vigilancia.

Los resultados de estas acciones saltan a la vista: Ayer lunes fue localizado un cadáver en la colonia Ramón Farías, el pasado martes un joven fue asesinado a balazos en la colonia La Mora, el pasado jueves un joven fue asesinado en una papelería frente a la Universidad Don Vasco.

Si los datos de la prensa son correctos, con 384 asesinatos en Uruapan, la ciudad se ubicaría como la sexta más violenta del país, por debajo de Culiacán, Sinaloa y por encima de Cancún, Quintana Roo.

Cuestionado por la prensa sobre sus fallidas estrategias de seguridad en ese municipio, Silvano Aureoles solo ha podido dar una sonrisa socarrona y un silvido.

De la promesa que hizo Silvano Aureoles de pacificar Uruapan en un año, solo el recuerdo queda.
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter