Blog del Narco

La primera reacción del “Minilic” al asesinato de Javier Valdez: “Son acusaciones infundadas y manipuladas”

ads
Dámaso López Serrano, alias “El Minilic”, aseguró en un comunicado enviado por su abogado Matthew Lombard al semanario Río Doce, que él no tuvo ninguna participación en el asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas, ocurrido el 15 de mayo de 2017.

La reacción del “Minilic” llegó a las oficinas del semanario dos días después de que un juez libró orden de aprehensión en su contra por el asesinato del comunicador. Actualmente se encuentra preso en una cárcel de máxima seguridad en San Diego, California.

“Estas acusaciones son infundadas y temerarias. Yo no tuve participación ni papel alguno en la muerte del periodista Javier Valdez Cárdenas. Estoy seguro de poder demostrar mi inocencia, más sin embargo, temo que esa acusación esté totalmente manipulada para afectarme e intentar extraditarme a México”, señaló el “Minilic” en el texto difundido por Río Doce.

Esta sería la primera vez que Dámaso López Serrano emite algún tipo de reacción por los cargos de homicidio que enfrenta por la muerte de Valdez Cárdenas.

Al principio, las investigaciones se dirigieron contra los tres autores materiales del asesinato, sin embargo, tardaron un poco más de tiempo en concentrarse en el presunto autor intelectual.

El periodista fue ejecutado en Culiacán, Sinaloa, cuando salía de las oficinas del semanario Río Doce. En el crimen se ha involucrado a integrantes del Cártel de Sinaloa.

El día que asesinaron a Javier Valdez

Aquella tarde de mayo de 2017, la noticia se esparció por todas las redes de comunicación de los periodistas de Sinaloa.

“Mataron a Javier”, decía el mensaje que saltaba en el Whatsapp de los teléfonos celulares.

Era Javier Valdez, el “mala yerba” que nunca muere, el periodista que todos querían y respetaban. Asesinado en su propia ciudad, Culiacán, a unas cuantas calles de Ríodoce, el medio que fundó junto con Ismael Bojórquez, y que fue su cuartel periodístico durante 14 años recién cumplidos en el mes de febrero anterior a su muerte.

Ese día, Valdez salió de las oficinas de Ríodoce a las 11:56 horas para nunca más volver. Óscar, el administrador de la página web, recuerda la hora porque iba a recoger a su hijo a la escuela, pero justo antes de salir recibió un Whatsapp de su mujer diciéndole que no fuera por que ella ya lo había recogido.

“Que Dios me bendiga”, era una frase recurrente de Valdez y que ese día le repitió a Óscar. “Y que además te agarre confesado”, le reviró al periodista.

Apenas cinco minutos después, una vecina entró en completo estado de shock, diciendo que habían baleado a uno los compañeros.

Siguió una mezcla de confusión y desesperación. De Ismael que se topó con el amigo tirado bocabajo en un charco de sangre, todavía con su sombrero. De todo el pequeño equipo de Ríodoce que corrió la cuadra que los separaban de la escena. Dejaron su cuerpo y se llevaron su auto apenas unas calles más.

El fundador de Ríodoce fue bajado de su vehículo, un Toyota Corolla modelo 2012 color rojo, por dos hombres encapuchados que le cerraron el paso en un auto color blanco. Los sicarios hablaron con él por espacio de un minuto o dos. Luego ocurrió la última imagen del periodista: de rodillas, con las manos sobre los muslos y un sombrero en la cabeza. Valdez recibió 12 balazos.

Casi un año tardaron las autoridades en detener a uno de los tres presuntos asesinos materiales de Javier. Se llama Heriberto, tiene 26 años y le dicen el Koala, porque cuando fuma mota (marihuana) se queda dormido.

El joven portaba una pistola 9 milímetros que en los costados de las cachas llevaba las imágenes de Dámaso López Núñez y Dámaso López Serrano, El Licenciado y el Mini Lic, el padre y el hijo que disputaban el control del Cártel de Sinaloa al hermano y a los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Las publicaciones de Ríodoce que hicieron enojar al “Minilic”

Valdez era un referente para entender y moverse entre las pantanosas informaciones del narco en Sinaloa. “Además de ser un periodista muy comprometido con la verdad conocía los códigos del mundo de la mafia", cuenta el periodista Diego Enrique Osorno.

En la edición 734 del 19 de febrero de 2017, Valdez publicó en Ríodoce una entrevista a un integrante de la organización de Dámaso López Núñez, “El Licenciado” —compadre de Joaquín “El Chapo” Guzmán—, quien negó que su jefe “El Lic” atacara a los hijos de Guzmán Loera e Ismael Zambada, el 4 de febrero de 2017.

Hablaba también de provocaciones y de incursiones de células de Francisco Javier Zazueta, “El Chimal”, en zonas de influencia de Dámaso López.

La entrevista incluía descripciones del comportamiento del “Mini Lic”, hijo de López Núñez. “Dámaso López Serrano, de quien se dice es bueno para el cotorreo pero no para los negocios. Sólo bebe las mieles que siembra y cosecha —o cosechaba— su padre...”El Mini Lic", narco de corridos por encargo y pistolero de utilería y de fin de semana".

La breve descripción fue escrita basándose en los testimonios de quienes conocían los movimientos y las andanzas de Dámaso en El dorado.

Según el diario de Culiacán, éste trabajo pudo molestar a los Dámaso.
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter