Blog del Narco

“El Barbas” y/o el “Señor de la Virgen”, jefe Viagra quien tiene su propio Gobierno en Apatzingán

ads

Detrás de la violencia, del cobro de cuotas y las extorsiones en Acahuato y Apatzingán, está un líder criminal que se hace llamar el “Señor de Acahuato”, “El Señor de la Virgen” y/o “El Barbas”, quien ante el vacío de poder se ha convertido en una autoridad local a la que acuden los habitantes para resolver sus problemas. 

Ricardo Madrigal Ávalos, alias "El Barbas", es identificado como operador de Los Viagras y está asentado en la comunidad de Acahuato, que también es hogar del santuario a la Virgen que lleva el nombre de ese poblado.

A inicios de abril pasado, circuló en redes sociales un video que le dio la vuelta al país y al mundo: Hombres armados repartían a la población decenas de despensas que llevaban en la batea  de una camioneta, esto, en el inicio de las medidas preventivas del coronavirus, y cuando más incertidumbre se tenía respecto a la enfermedad.

Las despensas las entregaron en Acahuato, de parte de “El señor de la Virgen”.

El Barbas en 2017, era señalado por habitantes de Apatzingán como integrante del grupo encabezado por Carlos Rivas, alias “El Rifle de Acahuato” -del que era lugarteniente-, y del cual también formaban parte el jefe de sicarios apodado “Chiris” y su principal sicario, el “Hommie”, quienes habrían dejado a varios descuartizados en el monumento a Lázaro Cárdenas, en la ciudad de Apatzingán, en el mes de octubre de ese año.

En agosto de 2019, al parecer participó en una balacera en la que murió "El Rifle”, cuyo lugar en la estructura criminal habría tomado.

De acuerdo con habitantes de Apatzingán, dos sobrinos de Ricardo Madrigal son los encargados del cobro de las cuotas a los negocios de “maquinitas”, además de dedicarse a la fabricación y trasiego de metanfetamina en México y Estados Unidos.

Asimismo, se le señala como responsable del atentado a balazos contra el Director de la Policía Municipal, el pasado 2 de mayo, quien fue acribillado junto con su esposa, al parecer por una confusión, pues el objetivo sería otro miembro  de Los Viagras, de acuerdo con pobladores.

Los relatos de los habitantes, que a diario viven este mundo dominado por el crimen, indican que verdaderas peregrinaciones acuden a Acahuato, pero no para visitar el Santuario de la Virgen, sino para visitar al Barbas, que los mandó a llamar para extorsionarlos o amedrentarlos.

Los mismos señalan que “El Señor de Acahuato” ha tomado algunas atribuciones del gobierno, y con él acuden los pobladores cuando tienen un problema que resolver.

Y mientras todo esto pasa, la Administración del gobernador Silvano Aureoles Conejo permanece en silencio, dejando a su suerte a los apatzinguenses.
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter