Blog del Narco

“El Marro” sabe que su detención o muerte se aproxima, el CJNG y el Gobierno lo buscan, este es el ascenso y caída del señor de Guanajuato

ads

José Antonio Yépez Ortiz, alias “El Marro”, es el líder del Cártel de Santa Rosa de Lima y uno de los responsables de la creciente violencia que desde hace más de un año azota al estado de Guanajuato. Además de liderar una dura lucha contra el Cártel Jalisco Nueva Generación en esa región, es uno de los hombres más perseguidos por las autoridades mexicanas. 

Pocas veces un líder del crimen organizado se ve conmovido. A veces, cuando rompen la clandestinidad y aparecen en fotos o videos o cuando son detenidos, se les ve retadores, o resignados y serios, como Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera en su último arresto.

Pero a José Antonio Yépez, alias “El Marro”, el líder del Cártel Santa Rosa de Lima (CSRL), se vio llorando. Nervioso. Agazapado. Inseguro incluso cuando está en control de su propia vida. Las autoridades federales de México y el mismo Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) lo tienen rodeado. El Ejército Mexicano confirmó la detención de su madre y miembros de su familia en un operativo en Guanajuato que además dejó llantas y vehículos quemados.

Son dos videos en los que se ve en el ocaso.

“Este es un mensaje para ustedes, Gobierno. Vinieron a pasarse con toda la gente, esta vez hasta mi madre. Les valió tener llorando a toda la gente ahí, y ponerles los audios del Cártel Jalisco Nueva Generación (…) Ustedes y ese viejo gonorriento que se vayan a la verga”, dijo en una grabación en referencia al Gobierno y a Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación.

“De antemano yo les agradezco un chingo a todo el mundo que le ha arriado (sic). Gracias ante todo, yo voy a estar con ustedes (…) Aunque me quede solo, aunque me dejen solo como un perro me les voy a aferrar”, se oye en la grabación de 1:15 minutos donde se ve a “El Marro” sentado al aire libre, llorando.

El Cártel de Santa Rosa de Lima mantiene una disputa con el Cártel Jalisco Nueva Generación, considerado como uno de los más poderosos de México, para controlar el mercado del robo de hidrocarburos, del narcomenudeo y la extorsión, como admiten las autoridades estatales.

Los primeros indicios de esta guerra entre los dos cárteles datan del 2017, cuando el CJNG incursionó de manera voraz en el robo de combustible en Guanajuato.

“El Marro” es más un rey de barrio, de rancherías o pueblos, que un capo sofisticado. De acuerdo con los reportes de inteligencia, es un hombre sanguinario. De los que a hierro matan, como dice el dicho.

¿QUIÉN ES “EL MARRO?

José Antonio Yépez Ortiz, alias “El Marro”, es el líder del Cártel de Santa Rosa de Lima y uno de los responsables de la creciente violencia que desde hace más de un año azota al estado de Guanajuato. Además de liderar una dura lucha contra el Cártel Jalisco Nueva Generación en esa región, es uno de los hombres más perseguidos por las autoridades de México.

“El Marro” nació en la provincia de Santa Rosa de Lima, en el municipio de Villagrán, estado de Guanajuato. Aunque no es clara la forma en que ingresó a la criminalidad, su nombre se hizo famoso en el panorama mediático mexicano en 2017, cuando se hizo viral un video en donde aparece en compañía de decenas de hombres armados amenazando al CJNG.

Entre sus antecedentes criminales se encuentra una captura en 2008 por robo y delincuencia organizada, aunque al parecer no cumplió la condena tras ser liberado luego de pagar una alta suma por su fianza.

En 2014 incursionó en el robo de combustible como lugarteniente de David Figueroa, alias “El Güero” exdirector de la Policía Estatal Preventiva de Chiapas a quien se le identifica como miembro fundador del Cártel de Santa Rosa de Lima.

Para 2017, Yépez ya había asumido el mando de la organización y comenzó a ganar notoriedad tras la agudización del conflicto con el CJNG por el control del negocio de robo de combustible o “huachicoleo”.

Desde entonces, y a diferencia de otros líderes huachicoleros que mantienen un perfil más bajo, “El Marro” se ha convertido en uno de los nombres protagonistas del hampa mexicana pese a la naturaleza meramente local de su organización.

Su notoriedad hizo que las autoridades mexicanas le declararan la guerra al CSRL, por lo que en 2019 el Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la creación de un operativo conjunto en contra del huachicol con el fin de desmantelar la organización.

Si bien las autoridades le siguen la pista desde entonces, “El Marro” ha logrado escapar de varios operativos en busca de su captura. En marzo del año pasado, cuando las autoridades ingresaron por la fuerza al poblado de Santa Rosa de Lima siguiéndole el rastro, logró escapar por una serie de túneles que conectaban su casa con viviendas aledañas. En octubre se llevó a cabo sin éxito un operativo similar.

Su arresto se ha dificultado en parte por la protección que le brindan varias comunidades a lo largo de Guanajuato, las cuales han llegado a protagonizar protestas y bloqueos viales para detener el avance de los operativos militares en su contra.

Desde que se declaró la lucha contra el huachicol se le han confiscado varios bienes y se han capturado varios miembros de su círculo cercano, entre ellos su padre y su esposa, a lo que El Marro ha respondido con violentas manifestaciones de poder, como el asesinato de funcionarios públicos locales y bloqueos constantes.

Como jefe del CSRL, El Marro dirige las operaciones de extracción ilegal de hidrocarburos en el estado de Guanajuato, centro de operaciones del cártel.

Se estima que la organización puede llegar a extraer diariamente entre 40 y 50 pipas de gasolina de las tuberías de la empresa nacional Pemex. Esto representaría una ganancia de hasta 1.5 millones de dólares al día.

El decomiso de varias flotillas de barriles de combustible, camionetas pick-up acondicionadas para transportar hidrocarburos, y más de 200 automóviles, es una muestra del poder adquisitivo de la organización.

A raíz de la embestida estatal en contra del huachicoleo en 2019, que incluyó el congelamiento de las finanzas del grupo, el CSRL se ha visto obligado a expandir su portafolio criminal, lucrándose de otras actividades como el secuestro, el sicariato y la extorsión.

¿CÓMO SURGIÓ EL CÁRTEL?

La organización toma su nombre de la comunidad de Santa Rosa de Lima en el municipio de Villagrán, uno de sus nichos territoriales en el estado de Guanajuato.

Además de este municipio, el CSRL tiene presencia, gracias a una red de soporte popular, en los municipios de Celaya, Salamanca, Santa Cruz, Juventino Rosas, Irapuato y Valle de Santiago.

Sin embargo, el centro de la disputa que mantiene el grupo con el CJNG está en una zona conocida como “Triángulo de Guanajuato”, un corredor por donde pasan los ductos de la compañía Petróleos Mexicanos (Pemex) y que comprende los municipios de León, Salamanca, Irapuato, Celaya y Los Apaseos.

En lo que tiene que ver con sus actividades de sicariato y extorsión, estas se concentran en municipios más poblados y prósperos económicamente, como Celaya y San Miguel de Allende.

Desde el 2017, el CSRL libra una batalla a muerte con el CJNG en el estado de Guanajuato, desde que este último grupo comenzó una agresiva expansión en la zona con el propósito de arrebatarle al cártel el control de los ductos de combustible de Pemex.

La batalla ha suscitado desde entonces un aumento sostenido de los homicidios en la zona, ya que el CJNG intenta robarle al CSRL el liderazgo en una zona que ha sido tradicionalmente suya y donde cuenta con amplio apoyo popular.

Mediante dádivas a políticos locales y pagos a los pobladores, “El Marro” ha logrado construir alianzas con las comunidades en las que opera, las cuales, además de colaborar con el negocio, le ofrecen protección.

En el mundo criminal existen reportes que apuntan a que “El Marro” habría recibido ayuda de “El Mayo”, líder del Cártel de Sinaloa, así como protección del grupo Los Viagras, originarios de Michoacán, para detener el avance del CJNG con préstamos de materiales y personal para apoyar la lucha.

¿EL CÁRTEL TIENE FUTURO?

Aunque “El Marro” ha logrado sortear hasta ahora las presiones en su contra, es poco probable que a largo plazo su organización pueda resistir la embestida sostenida del gobierno, además del enfrentamiento que mantiene con el CJNG.

El cerco a su alrededor como resultado de los operativos que buscan su captura, el congelamiento de las cuentas bancarias y la confiscación de bienes de la organización, así como el arresto o asesinato de miembros de su círculo más cercano, disminuyen las posibilidades de que “El Marro” pueda expandir su organización, a pesar de las redes locales de protección con las que cuenta.

Después de que el combate al huachicol se estableció como una prioridad, “El Marro”, junto al CSRL, se han convertido en un símbolo de la extracción ilegal de hidrocarburos en el país, lo que convierte su captura en un logro atractivo para las autoridades estatales.

Es por esto por lo que, a poco más de una año de que se iniciara el operativo militar en su contra, conocido como Golpe de Timón, la detención de “El Marro se hace cada vez más inminente”.
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter