Blog del Narco

México se esta apoderando de Colombia con grupos como "Los Mexicanos" del Cártel de Sinaloa que ya controla varias regiones

ads

El municipio colombiano de Aracataca, lo más cercano al pueblo imaginario de Macondo en la novela Cien Años de Soledad de Gabriel García Márquez, brilla por su aire a nostalgia, calles de polvo y las viejas vías del ferrocarril de más de un siglo. 

Es tan pequeño que se recorre en una tarde en la que es posible visitar la casa donde pasó su niñez el Premio Nobel de literatura, y observar paredes de edificios públicos y otras casas pintadas con las frases de Gabo.

Cuando visité este pueblo, cercano al Río Magdalena y Barranquilla, el sacerdote había dado la orden de no vender alcohol por ser Semana Santa. "Los policías están vigilando si se vende cerveza, así se los ordenó el Padre", me dijo uno de los dueños de un restaurante.

Es aquí hasta donde el Cártel de Sinaloa lanzó sus tentáculos, así como otras zonas de Colombia donde está aprovechando los vacíos que dejaron los grupos armados después del acuerdo de paz. Tanto este grupo criminal mexicano, como el Cártel de Jalisco Nueva Generación, remanentes de El Golfo y otros más, están realizando alianzas y financiando pequeños grupos colombianos ya existentes para hacerlos mas poderosos y violentos. 

Así lo señala el estudio recién publicado "Radiografía de la Ominosa Presencia de los Cárteles Mexicanos", de la organización colombiana Fundación Paz y Reconciliación, dirigida por León Valencia.

En este informe un grupo de investigadores revelan cómo después de los Tratados de Paz en Colombia, en 2016 con los que se desarmaron y desactivaron los grupos guerrilleros, los cárteles mexicanos entraron a financiar el negocio de la droga, contrataron a centroamericanos para operar la producción, distribución y venta, y se instalaron para controlar pueblos enteros. Aracataca es uno de ellos.

En este pueblo costeño se detectó la presencia de una banda llamada "Los Mexicanos", que se presentan como parte del Cártel de Sinaloa y que se aliaron con los grupos locales "Los Pachencas" y Clan del Golfo."Los Pachencas" es una organización compuesta por criminales colombianos que han ido quedando libres tras purgar condenas en Estados Unidos y que ahora buscan tomar el control de esa zona y de la turística sierra de Santa Martha, donde las autoridades los ubican como responsables de múltiples asesinatos.

El informe explica cómo cada cártel mexicano parece haber encontrado su lugar en las distintas regiones colombianas. En el departamento Putumayo opera una célula llamada "Mafia Sinaloa", mientras que en Antioquia también hay presencia del Cártel de Jalisco Nueva Generación que financia a un grupo llamado "Los Caparrapos". En la zona de Nariño se identificó que el Cártel de Sinaloa tiene un brazo armado llamado Frente Oliver Sinisterra, grupo que en su momento se habría aliado con otro llamado “Los Contadores”. L

a investigación, que se puede consultar aquí https://pares.com.co/2020/06/10/efecto-de-los-carteles-mexicanos-en-grupos-armados-colombianos/ , revela importantes datos de cómo los tentáculos de la medusa que es el narcotráfico en México cruzan fronteras, y llegan todo a pequeños pueblos en forma de alianzas.

Aunque esta relación no es para nada nueva, sí es nueva la manera en la que están interactuando, financiando grupos locales y aprovechando lo que ha ocurrido tras los acuerdos de paz. Sería importante que autoridades de ambos países fortalecieran sus lazos con inteligencia compartida para contener a estos grupos criminales que dejan estelas de sangre dentro y fuera de México, con el único fin de expandir sus negocios ilegales y controlar territorios de manera trasnacional.
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter