Blog del Narco

Otra vez mataron a "El Mencho", el rumor salió de un funcionario en la mesa de coordinación de Jalisco

ads

La versión de que el narcotraficante más peligroso y sanguinario de México, el más buscado por la DEA y el FBI estadounidenses había muerto llegó ayer viernes muy temprano a las oficinas del Palacio Nacional. A las 8:05 de la mañana, mientras el presidente López Obrador estaba ya en su conferencia matutina, entre los funcionarios federales se hablaba de un reporte, no confirmado, en el que militares del Ejército mexicano habrían matado en un operativo a Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, aunque también circulaban a lo largo del día otras versiones que hablaban de que su muerte se había debido a la insuficiencia renal que padecía por la diabetes que lo tenía dializado.

Para la tarde, el rumor ya era tendencia principal en las redes sociales y se hablaba de que la Sedena y la Marina se encontraban en “alerta”; una fuente de muy alto nivel en la Presidencia afirmaba que sí tenían información del supuesto fallecimiento del líder del Cártel Jalisco Nueva Generación y que las áreas de inteligencia militar estaban corroborando las condiciones en que había muerto, mientras en otras áreas del gobierno federal, como la Secretaría de Gobernación, decían no tener información al respecto y en otras, como la Unidad de Inteligencia Financiera de plano aseguraban que el rumor era “falso”.

En las áreas de Seguridad federal se aseguraba que el origen del rumor se inició por el comentario de un funcionario estatal en la Mesa de Coordinación de Jalisco, en la que participan tanto el gobernador Enrique Alfaro, su coordinador de seguridad y el fiscal del Estado, además de los comandantes de la Guardia Nacional, del Ejército y de la Marina. ¿Quién habría iniciado la especie en esa mesa y con qué objetivo, justo en medio del ambiente enrarecido por la abierta confrontación política que sostienen el gobierno de López Obrador y el de Alfaro.

Para la noche de ayer nadie confirmaba a ciencia cierta la versión sobre el deceso del capo de 53 años y originario de Michoacán que, en muy pocos años, desde que creó su propio Cártel en 2010 durante el gobierno de Felipe Calderón y con un crecimiento exponencial durante el sexenio de Peña Nieto, escaló meteóricamente en el mundo del narcotráfico y, después de haber trabajado para el Cártel de Sinaloa, hizo del Cártel Jalisco Nueva Generación, la organización del narcotráfico con más presencia a nivel nacional y con una capacidad de armamento digna de un ejército, lo mismo por su gran capacidad de fuego, que por su nivel de adoctrinamiento y disciplina.

En la pandemia del Covid, Nemesio Oseguera, por cuya cabeza el gobierno de Estados Unidos pide una recompensa de 10 millones de dólares y lo considera, según un informe de 2019 del Departamento de Justicia como el líder “de una de las cinco organizaciones criminales y terroristas más sanguinarias y peligrosas del mundo”, mientras la Fiscalía General de la República ofrece 30 millones de pesos por información que lleve a su captura, se volvió también un “benefactor social” al repartir despensas en zonas marginadas de Jalisco e incluso en colonias de Zapopan, en plena Zona Metropolitana de Guadalajara, hasta donde sus sicarios llevaban las cajas con víveres que entregaban “a nombre del señor Don Mencho”, sin que ninguna autoridad estatal o federal hiciera nada al respecto.

Pasadas las 9 de la noche, todavía en algunas áreas de inteligencia no negaban del todo la versión del fallecimiento del Mencho, pero aclaraban que “no hay nada confirmado”. Y extrañamente las versiones se dejaban correr sin una posición oficial mientras “El Mencho” se volvía la principal tendencia en Twitter en México con más de 12 mil mensajes alusivos a la supuesta muerte del jefe del Cártel Jalisco Nueva Generación.
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter